jueves, 9 de agosto de 2018

Rebelde sin pausa




Esta mañana me he quedado patidifusa al leer que la Universidad Autónoma de Madrid, impartirá a partir de octubre un curso para ser “influencer”. Agatha Ruiz de la Prada será la directora honorífica. Los requisitos son: Ser mayor de edad, tener un blog, y una cuenta activa en Instagram o YouTube. La duración será de seis meses y no encuentro información sobre qué título oficial es el que se obtiene. El nombre del curso es: Intelligence Influencers: Fashion & Beauty.

Podía haber dejado la noticia ahí, en stand by cerebral, pero conforme pasaban las horas le iba dando vueltas a lo que puede llegar a ser el cursillo, y las probables asignaturas que se impartirán. He intentado llevar a cabo el ejercicio de la previsualización, imaginando a un chico o chica de 18 años que tras finalizar el bachillerato, llega a casa y comunica a sus padres que quiere ser eso, influencer. Lo primero que se me ocurriría es preguntarle que en qué cojones (así de claro) pretendía influenciar a quiénes (dada su extensa experiencia en la vida en general y su capacidad de convocatoria mundial) a lo que posiblemente contestaría que para eso se inscribía en la universidad, ya que la premisa es desenvolverse en las redes sociales de tal manera  que puedan exprimir al máximo sus cualidades y lograr con esos medios ganarse la vida. O sea, entiendo que medio año y con cuatro triquiñuelas de moda, belleza y muchos morritos mirando a cámara, tienen la posteridad asegurada. Pero ¡ay! ¿Están seguros de que los requisitos serán únicamente los mencionados más arriba? ¿O van a empezar a excluir a aquellos y aquellas que padezcan acné, tengan la nariz grande, sobrepeso, bizcos, orejudas, espagueti o tartamudos? Y lo que es peor, porque puede que aceptar los acepten a todos (desconozco el coste de los estudios, pero me temo un ostión) ¿y si una vez abran el canal social no se comen una rosca y lo que reciben son comentarios odiosos, humillantes o un triste contador a cero? Me aterra. 

Me aterra que algunos intenten convertir a las próximas generaciones en maniquíes de escaparate, que los preparen para luchar ante una pantalla por conseguir unos tacones o un pintalabios de purpurina, que la libertad y los derechos los encuentren sólo en un selfie, que las apariencias pretendan engañar, que oculten un vacío existencial tras una máscara luminosa, que no atiendan a más consejos que los de una pava de su edad hablando de la depilación definitiva, que obvien lo que ocurre más allá del cuarto del ordenador, y que acaben en pocos años siendo todos, los que influyen y los que se dejan influenciar, en una manada de androides exquisitamente vestidos y fascinantemente estúpidos.

Más tarde, y tras dejar reposar la información, he preferido confiar en que esos alumnos sean los menos, y que todas las otras carreras y profesiones, se llenen de jóvenes con principios, con una ideología propia, cultivados, luchadores, curiosos, inquietos y que no necesiten conectarse a un canal de Instagram para saber cómo han de pensar, vestir, actuar, viajar o sentir. 

PD: No dejen el futuro de la civilización en manos de Ruiz de la Prada. Imploro.

8 comentarios:

  1. Pesimista convencido9 de agosto de 2018, 19:14

    También he leído la noticia hoy y también he pensado que nos estamos convirtiendo en una auténtica porqueria de sociedad, imagínate lo que puede haber en esas clases empezando por los profesores, ya ni te cuento el esperpento de la directora honorífica (menudo honor) Vamos de mal en peor, ahí dando cursos de influencers y en la otra regalando másters.
    La viñeta es cojonuda!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vete tú a saber... igual en unos meses van todos por la calle con vestido pelota o antenas o pantalón bandeja. Eso sí, por colores no nos podremos quejar. Esperemos que el curso no influya demasiado (lo minimísimo, vamos)
      Me alegro de que te haya gustado (a mí también, ja)

      Eliminar
  2. No me influyas, Gemmacan :-D
    Buen texto ( yo diría que a puro impulso ). No sé si echar la culpa a tu capacidad comunicadora o a mi tendencia a rechazar lo que se está cociendo ...> ( avecrem )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Échale siempre la culpa al Boogie, y si quieres, una parte a mí (pero de lo bueno que te pase) ;)

      Eliminar
  3. Tú sí que eres mi influencer favorita! Pero de verdad que pensar en la Ágata como directora de... de... ¡eso! va más allá de la distopía. Por cierto, creo que engordé u poquito (más): ¿qué me recomiendas poner para vestir mañana? Muacks, muacks.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La falda escocesa es lo mejor en esos casos (ligero y con los adentros frescos) combinado con un top verde acantilado y sandalias (opción calcetín guiri)
      Entiendo que sea tu influencer favorita. Mande foto (please)

      Eliminar
  4. La Universidad, a distancia.
    Eso si, por lo menos hay que ser influencer nivel avanzado (o master) para seguir tu peregrinar de blog a blog
    ;)
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Sí, sí, hay que estar muy puesto (tú tampoco te quedas corto) ;) :D

      Eliminar

Opine o calle para siempre